jueves, 13 de diciembre de 2018

UNA DE GRAMÁTICA: ¿QUÉ ES EL CASO?

Ahora que ya sabemos, plus minusve, leer latín, vamos a adentrarnos en una de sus principales peculiaridades gramaticales: el caso. Recordemos, para empezar, qué es eso de “categoría gramatical”, contenidos de expresión obligatoria según clases de palabras. Englobamos bajo la etiqueta de categoría gramatical todos aquellos significados que debemos expresar obligatoriamente cada vez que decimos un nombre, un verbo...
Tomemos, por ejemplo, el sustantivo “niñas”, que significa ‘persona de corta edad’, ‘femenino’, ‘plural’. O el sustantivo “anciano”, que significa ‘persona de elevada edad’, ‘masculino’, ‘singular’. De todos estos contenidos, hay algunos que no son obligatorios (‘persona de corta edad’, ‘persona de elevada edad’...). De hecho, hay muchísimos sustantivos que no tienen tales significados. Sin embargo, los otros contenidos, que englobamos bajo el nombre de género y número, están soldados al sustantivo. ¡Premio para el que sea capaz de decirme un sustantivo sin expresar, al mismo tiempo, su género y su número! ¿Alguien? ¿No? ¿No? O para el que sea capaz de decir una forma verbal sin expresar, a la vez, su persona, número, tiempo, modo y voz. ¡Imposible también! Pues bien, esos contenidos que expresamos obligatoriamente son las categorías gramaticales.
En latín y el griego las categorías gramaticales del sustantivo son el género, el número y, por supuesto, el CASO. Decimos que el caso es cada una de las variaciones formales que experimenta un sustantivo según su función en la oración. Véamoslo, de nuevo, con ejemplos. En las siguientes oraciones la palabra “lobo” desempeña diferentes funciones:
El lobo acechaba a su presa (Sujeto)
¡Qué dientes tan grandes tienes, lobo! (Apelación)
Los cazadores apresaron al lobo (Complemento Directo)
La resistencia del lobo es enorme (Complemento del Nombre/ T. Adyacente)
Los cazadores le dieron al lobo su merecido (Complemento Indirecto)
La niña de la caperuza roja se encontró con el lobo (Complemento Circunstancial)

Si prestáis atención a estos ejemplos, veréis que en todos ellos la palabra “lobo” desempeña diferentes funciones y que, no obstante, no ha variado su forma. Pues bien, en latín -y en griego- su final habría cambiado en cada ocasión. Y cada uno de esos finales recibe el nombre de caso y sirve para una o varias funciones sintácticas.
Los casos del LATÍN son:
CASO
FUNCIÓN
Nominativo
Sujeto, Atributo, Predicativo (Suj)
Vocativo
Apelación
Acusativo
CD, CC (con o sin preposición)
Genitivo
CN, C. Régimen
Dativo
CI, C. Régimen
Ablativo
CC, C. Régimen

viernes, 30 de noviembre de 2018

LA VIOLACIÓN DE LUCRECIA: EL FIN DE LA MONARQUÍA



El peor de los monarcas latinos fue, con diferencia, Tarquinio el soberbio, el último de ellos, de hecho. Fue durante su reinado cuando se produjo la violación de Lucrecia, que terminaría desencadenando el final de la monarquía. Cuenta Tito Livio cómo un día se hallaban Sexto Tarquinio, sobrino del rey, y su primo Tarquinio Colatino en una de las múltiples guerras de conquista que por aquella época sostenía Roma y surgió la disputa de cuál de las esposas era más virtuosa. Decidieron ambos sorprender a sus respectivas esposas para ver cómo pasaban el tiempo en ausencia de sus maridos. Encontraron a la esposa de Sexto Tarquinio celebrando un banquete, mientras que Lucrecia, esposa de Tarquinio Colatino, estaba recogida en casa tejiendo en compañía de sus esclavas. Perdió, pues, Sexto Tarquinio la apuesta y, además, desarrolló un fuerte deseo hacia Lucrecia. Al cabo de unos días, se presentó de nuevo ante esta, ya en solitario, y se introdujo en su lecho. Se resistió Lucrecia a sus peticiones pero entonces la amenazó con quitarle la vida e introducir después en su lecho a un esclavo para que se creyera que había muerto en falta y deshonrada. Cedió entonces Lucrecia ante las presiones. Al día siguiente hizo llamar a su marido, que acudió raudo en compañía de su amigo Bruto. La encontraron destrozada, dispuesta a quitarse la vida para que ninguna mujer en adelante viviera en deshonra siguiendo su modelo. Intentaron disuadirla Colatino y Bruto alegando que no había falta donde no había intención. Fue en vano. Lucrecia se quitó la vida.
Cuando se extendió la noticia entre los romanos, cundió la indignación y decidieron en el Senado poner fin al régimen monárquico y expulsar a Tarquinio el Soberbio de Roma.
Se inició entonces la República romana y desde aquella fecha (509 a. C.) todo fue republicano en Roma, según afirma Indro Montanelli refiriéndose al odio visceral que los romanos tenían por la monarquía (753-509 a. C.).

LOS INICIOS DE LA MONARQUÍA ROMANA: EL RAPTO DE LAS SABINAS Y LA JOVEN TARPEYA



Veíamos el otro día cómo, según la leyenda, Roma fue fundada por Rómulo en el 753 a. C en un enclave situado a orillas del río Tíber, en la región del Lacio, y protegido por siete colinas: Quirinal, Viminal, Esquilino, Celio, Aventino, Palatino y Capitolio.
La Historia de Roma se divide en tres grandes etapas según su régimen político:

  • Monarquía (753-509 a. C.) (< gr. μόνος-ἀρχή: ‘gobierno de uno solo’)
  • República (509-27 a. C.) (< lat. res publica: ‘cosa pública’)
  • Imperio (27 a. C.-476 d. C.) (< lat. imperium: ‘mando militar absoluto’)

A lo largo del curso, veremos algunos de los episodios más célebres de cada una de estas etapas. Empecemos, pues, por la monarquía.
El primer rey de Roma fue Rómulo, su fundador, que tuvo, desde muy pronto, la intención de hacer prosperar la nueva ciudad.
Sin embargo, no había en la partida de Rómulo mujeres con las que los romanos pudieran formar sus familias. Invitaron, pues, a los sabinos, un pueblo vecino, a un gran banquete y, mientras estos estaban de celebración, los romanos raptaron a sus esposas, mujeres e hijas. Se inició entonces una guerra entre ambos pueblos, uno de cuyos episodios más célebres tiene por protagonista a la joven Tarpeya.
Según el relato de Tito Livio, la joven Tarpeya era hija del oficial al mando de la guarnición romana y se comprometió a traicionar a su pueblo y facilitar el paso a los sabinos a cambio de lo que estos llevaban en el brazo izquierdo. Creía, ingenua ella, que iba a recibir los brazaletes de oro, cuando lo que obtuvo a cambio de su traición fue la muerte, aplastada por el peso de los escudos que los sabinos portaban también con la zurda. Su nombre se convirtió en el de la roca desde la que, desde entonces, los romanos arrojaron a todos los traidores.

En cuanto a la guerra, las propias sabinas raptadas, hartas de ver cómo sus padres, hermanos y “maridos” se daban muerte unos a otros, le pusieron fin, tal como se representa en el cuadro que podéis ver a continuación.  
"El rapto de las sabinas", J. L. David (1799)
Rómulo y Tito Tacio, líder de los sabinos, iniciaron un reinado conjunto. La muerte de este último dejó a Rómulo como único rey. Tras muchos años de reinado, Rómulo desapareció durante una noche de tormenta. Según la leyenda, fue arrebatado por los dioses, que lo convirtieron en el dios Quirino.





miércoles, 14 de noviembre de 2018

"EL HOMBRE ES UN LOBO PARA EL HOMBRE": LOS ORÍGENES DE ROMA



Bemidji, Minnesota (EE.UU). Un frío que corta la respiración y un asesino a sueldo incapaz de empatía alguna que se ve obligado a detenerse en tan apartado pueblo por un accidente casual. Tal es el punto de partida de Fargo, una magnífica serie que no deberíais perderos; no solo por su calidad, sino porque, como buena parte de la ficción televisiva de hoy día, incluye alguna que otra referencia al mundo clásico. Aquí os dejo un pequeño botón de muestra.

Al volante, Malvo, nuestro asesino a sueldo. De pasajero, un más que angustiado “Griego”. Y un diálogo que plantea interesantes cuestiones:
1. ¿A qué se refiere Malvo con su metáfora de los romanos como lobos?
2. ¿A qué autor latino debemos la máxima que da título a esta entrada y que se puede traducir como “el hombre es un lobo para el hombre”? ¿Qué filósofo la popularizó muchos siglos después?
1. Si hacéis memoria, al acabar la Ilíada de Homero habíamos dejado al ejército griego a las puertas de Troya, que parecía inexpugnable. Lo fue, al menos, hasta que Odiseo, “héroe de muchos recursos”, ideó un plan genial. Engañarían a los troyanos haciéndoles creer que se habían retirado y marchado a Grecia y dejarían como única huella un enorme caballo de madera en cuyo interior se esconderían los mejores guerreros griegos. Los troyanos, pese a las advertencias de Casandra y de Laoconte –“temo a los griegos, incluso cuando traen regalos”-, cayeron en la trampa y por la noche salieron los griegos del interior del caballo y pasaron a sangre y a fuego la ciudad de Troya, que durante diez años había resistido a una guerra abierta a la luz del día. 

Sin embargo, uno de los príncipes troyanos, Eneas, consiguió escapar gracias a la advertencia de la sombra del difunto Héctor, que se le apareció en sueños para advertirle del peligro y encomendarle la fundación de una nueva Troya –he aquí la futura Roma-. Escapó Eneas de Troya junto con su padre Anquises, su hijo Ascanio –también llamado Iulo- y su mujer Creusa, a la que perdió en la confusión de la noche. Tras múltiples aventuras y desventuras por el Mediterráneo –entre ellas sus amoríos en Cartago con la reina Dido-, llegó Eneas a la Península Itálica, a la región del Lacio, regida por el rey Latino, con cuya hija Lavinia terminó por casarse tras derrotar a los rútulos. Ambos fundaron una ciudad de nombre Lavinio, de la que partió Ascanio para fundar Alba Longa.
Tras varias generaciones, llegaron al trono de Alba Longa dos hermanos, Numítor y Amulio. Pero Amulio aspiraba a gobernar en solitario y desterró a su hermano y mató a toda su descendencia. ¿A toda? ¡No! Deja con vida a Rea Silvia, que, como vestal, estaba obligada a permanecer virgen y, en consecuencia, no tendría descendencia. Pero hete aquí que un día, mientras Rea Silvia dormía en un bosque, el dios Marte se enamoró de ella, la violó y la dejó encinta.
Rea Silvia tuvo a dos hermanos, Rómulo y Remo, noticia que encolerizó a Amulio, que hizo que los abandonaran en el río para que se ahogaran. Sin embargo, la cesta en la que fueron abandonados encalló en un recodo, donde los recogió una loba que los crio como propios. Las malas lenguas dicen que no hubo tal loba sino una prostituta –de ahí, lo de “loba”- de nombre Acca Laurentia. 
Cuando crecieron, Rómulo y Remo averiguaron su verdadero origen y retornaron a Alba Longa, donde derrotaron a Amulio, restituyeron a Numítor en el trono y marcharon para fundar una nueva ciudad en el lugar donde el cesto encalló milagrosamente. ¿Cómo llamar, sin embargo, a la nueva ciudad? ¿Quién había de decidir el nombre? Ambos hermanos acordaron, una vez fijados sus límites, que aquel que viera más aves sería el responsable de “bautizar” la nueva ciudad. Venció Rómulo y Remo, encolerizado por su derrota, traspasó con intencion hostil los límites previamente fijados, de modo que Rómulo le dio muerte. ¡He aquí Roma! Según Tito Livio, historiador romano del s. I a. C.- I d. C., dicha fundación tuvo lugar en el 753 a. C., fecha que adoptaron los romanos para datar: “tantos años ab urbe condita” (= tantos años desde la fundación de la ciudad).
Nos queda tan solo averiguar a qué autor latino debemos la expresión “el hombre es un lobo para el hombre” y qué filósofo la popularizó en el siglo XVII y esa, amigos míos, es vuestra tarea para el próximo día, junto con el ya tradicional resumen en vuestro cuaderno de la leyenda de la fundación de Roma.

viernes, 9 de noviembre de 2018

HAGAN JUEGO, SEÑORES: ¡NO ES UN EJÉRCITO, SON CERDOS!



Corren tiempos oscuros y violentos en un mundo de fantasía cercano a la Tierra Media de Tolkien. La malvada reina Bavmorda se ha propuesto acabar con la vida de Elora Danan, la encantadora recién nacida que, según la profecía, terminará con su reinado de terror. La intervención in extremis de una lavandera frustra sus planes y la pequeña Elora acaba río abajo en una cesta. ¿Os suena este detalle? ¿No?
Sea como fuere, la pequeña llega a una apacible aldea de enanos donde Willow, un joven campesino, intenta convertirse en aprendiz de mago. Los negros ejércitos de Bavmorda no tardan en averiguar el paradero de la niña y una singular compañía se forma para llevar a Elora lejos de los límites de la aldea. De nuevo, las similitudes con Tolkien y su comunidad del anillo son evidentes. Este es el argumento de Willow, estupenda película de 1988 dirigida por Ron Howard que ninguno de vosotros debería dejar de ver una tarde lluviosa de sábado.
En el vídeo que hoy os dejo Willow y sus audaces acompañantes llegan ante el castillo de Bavmorda para rescatar a la pequeña pero la magia negra es muy muy poderosa y pronto el pequeño ejército acaba convertido en una piara de cerdos. 



 Tenéis hasta el próximo miércoles para
1. encontrar el ejemplo más célebre de metamorfosis porcina del mundo clásico, resumir el episodio e indicar dónde se narra.
2. averiguar en qué episodio de la historia de Roma se basa el detalle de la pequeña Elora abandonada a su suerte en una cesta en el río.
Espero vuestras respuestas en forma de comentario a esta entrada. Tic-tac, tic-tac... Daos prisa porque el primero en acertar, ¡tiene premio!
¡Husmead, husmead, mis jóvenes amigos!